4.742.688 

2017​

  4.742.688 es una doble propuesta (exposición y edición impresa) que aparece como resultado de un año de trabajo de experimentación técnica y estética, pero también de profundización teórica, en lo que fueron los aparatos llamados Fonoraggys.

​ 

  Los ejes con los cuales se trabajó fueron: propiedad intelectual, cultura libre, arte y comunicación. Se replicó un método usado por László Moholy-Nagy en 1922 (dictar por teléfono las instrucciones para visualizar una imagen) para incitar a reproducir la pintura Rincón de estudio (1946) de Fortunato Lacámera.

 

  En 1922 el artista húngaro László Moholy Nagy encargó por teléfono a una fábrica cinco pinturas sobre porcelana esmaltada, dictando de manera oral las indicaciones de formas, tamaños y colores para que pueda confeccionarse enteramente en la fábrica sin la presencia física del artista.

El mismo año, el porteño Fortunato Lacámera dejó su puesto de telegrafista de ferrocarril para dedicarse de lleno a la pintura.

 

//

  El 24 de noviembre de 1946 fallece en Chicago Moholy Nagy a la edad de 51 años. El mismo día, Fortunato Lacámera obtiene el premio del XXV Salón de Rosario por su pintura Rincón de estudio o Naturaleza muerta, obra que desde ese día pasó a integrar la actual colección Castagnino+MACRo.

 

///

  El 24 de noviembre de 2016 este aparato empezó a imprimir la información de color de cada uno de los píxeles de una versión digitalizada de la pintura de Lacámera a partir de un sonido codificado que le llega por línea telefónica. Cualquier persona que ingrese los millones de números en una computadora obtendrá una imagen digital idéntica a la obra única conservada en la colección, sin necesidad de copiar un archivo o tomar una fotografía o llevar adelante cualquier acción que viole los derechos de propiedad y reproducción.

 

   Este proyecto participó del LXX Salón Nacional de Rosario (inaugurado el 25 de noviembre de 2016) y del programa Plataforma Futuro (con tutoría de Jorge La Ferla). Su desarrollo fue posible gracias a la colaboración de Ximena Pereyra, Anahí Laurencena y Fede García. El devenir de los fonorraggys concluyó en la publicación 4.742.688 (diseñada y pensada por Fepi Farina) y en una publicación del mismo nombre curada por Yuyo Gardiol.

Leer Fono Raggy, de Fede Gloriani

Leer Ragtime, de Jorge La Ferla

Leer texto de Georgina Ricci